Tiempo de lectura 8 min

“Bailé y sentí que todo el sufrimiento valió la pena”

Sonia Soto, nutricionista y bailarina profesional del elenco estable de la Compañía de Ballet Clásico y Moderno Municipal de Asunción, comparte con nosotros su historia y sus experiencias que empezaron con una lesión de ligamento cruzado anterior.

 

DSC_9523

Contános un poquito de tu historia.

Comencé a estudiar ballet a los 7 años, porque tenía pie plano y además era muy inquieta, tan inquieta que le dije a mamá que quería ser gimnasta olímpica, (la que usa cintas y pelotas), pero el trabajo de mi mamá quedaba muy lejos del lugar donde se enseñaba esa disciplina.
Así que mamá averiguó una academia que le quede cerca, y fui a estudiar en la Academia Tala Ern de Retivoff, bajo la dirección de Teresa Capurro.

A la par estuve haciendo 4 años de Arte Infantil en el IMA, donde me dijeron que mis dotes artísticos iban más dirigidos a la pintura, el teatro y la danza. Así que decidimos seguir estudiando ballet y postergar los otros para más adelante.

En la academia de Teresa Capurro me tocó tener maestros excelentes como Miguel Pizarro, Jazmín Santiviago, Cecilia Zaputovich, Lupe Calzadilla (quien impulsó a mi camada a concursar).

Recuerdo que tuve mucha suerte en los concursos. En la academia íbamos a los concursos como una oportunidad para ensayar solistas, aprender coreografías y pisar más el escenario. Nunca concursamos con la idea de ganar pero casi siempre terminábamos en 1er o 2do puesto.

A los 15 años fuimos con mis compañeras a una audición para formar parte del Ballet UniNorte, por curiosidad y para saber qué era una audición, yo entré en el último lugar, como aspirante. Recuerdo que la directora, Cecilia Segovia, me dijo que tenía talento, que aproveche esta oportunidad para aprender, y así lo hice. Estuve 3 años en UniNorte, de donde salí para poder terminar el colegio, pues ya me estaba costando estudiar por la falta de tiempo.

Apenas termine el colegio, audicioné y quede como oyente del Ballet Clásico y Moderno Municipal de Asunción, donde posteriormente tras varias audiciones, quede como miembro estable (de eso ya hacen 11 años).

¿Cómo te lesionaste?

Estando en el Ballet Municipal, a la par estudiaba y enseñaba danza. Tenía poco tiempo para descansar y no me sobraba tiempo para entrenar fuera de mis horarios.
Así que, por forzar mucho el en dehors de pies (sin rotar lo suficiente las caderas), por falta de descanso y mal trabajo muscular, empecé a tener problemas en la rodilla izquierda a los que no les di mucha importancia.
Empecé a sobre cargar mi pierna derecha, y un día ensayando, sufrí una distensión de ligamento cruzado anterior (LCA).  Como estábamos en plena temporada, no paré, tomé muchos medicamentos y no sentía dolor.  Seguí bailando las 2 semanas de la temporada, a full.  Y luego de los días de descanso que nos dieron, al volver a hacer clase, en pleno salto, se me rompe totalmente el LCA.  En el aire sentí como si alguien me hubiese pateado desde atrás de la rodilla (esa es la sensación cuando se rompe), caí al piso y enseguida empezó a hincharse, ya no podía caminar apoyando esa pierna y el dolor era muy fuerte.

¿Cuál fue tu experiencia con el doctor? ¿Fuiste a uno solo o consultaste con varios?

Fui de urgencias a consultar, gracias a Dios me atendió un traumatólogo deportivo, quien me examinó y enseguida se percató de la rotura.  Luego de hacerme varios exámenes, y consultar con muchos traumatólogos, decidí operarme, pues todos me decían que si bien no era 100% seguro, operarme me daba 50% de “posibilidad” de bailar nuevamente, el otro 50% dependía de mi rehabilitación.

DSC_2778

La mayor dificultad por la que pasaste en este proceso, ¿fue física o emocional?

Emocionalmente al saber que se me rompió y que debería dejar de bailar por lo menos 6 meses fue terrible, pero investigando, vi que muchos futbolistas volvían a jugar, y si ellos podían, por qué yo no.

Así que planifique súper bien mi operación:
– Hice 2 meses de fortalecimiento muscular antes de operarme
– Me operé con el mejor cirujano del país quien utilizó la técnica más moderna del momento (te sacan el músculo semitendinoso de la pierna y lo injertan en vez del ligamento roto)
– Hice 4 horas diarias de fisioterapia y rehabilitación deportiva
Dos meses después de mi operación estaba volviendo a saltar

De repente, un día, empecé a sentir que la pierna operada se me doblaba sin querer (tenía inestabilidad).
Fui a consultar, me hicieron pruebas, una resonancia, etc…. estaba nuevamente distendido el injerto!!!!!
Ahí si fue muy duro, era volver a pasar por quirófano, usar otro tipo de injerto (tendrían que usar el tendón rotuliano, que produce tendinitis), y más tiempo de rehabilitación porque aún mi musculatura no estaba bien desarrollada cuando se me volvió a romper.
Desde que me operé la segunda vez tardé un año en recuperarme.

Fue uno de los peores años de mi vida.

Hacía 4 horas de fisioterapia y rehabilitación diarias, tuve que usar muletas al principio porque mi pierna operada estaba demasiado atrofiada, tenía crisis emocionales cada tanto, dejé de enseñar porque me resultaba imposible mostrar hasta lo mínimo.

A los 1 año de haberme operado, me dijo Miguel Bonnin que en la compañía ya no podían esperarme más y que tenía que volver a bailar por lo menos de relleno y bueno, ahí, a parte de tener los problemas propios de la operación, me dió tendinitis rotuliana.

Volví a hacer un tour por miles de médicos (la mayoría me decía que deje de bailar) y de casi todos salía llorando.

En todo momento siempre había alguien “recordándome esa posibilidad” o diciéndome que podía dedicarme a otra cosa pero en cierta forma mi carácter me ayuda mucho (hasta ahora), soy muy sensible, y sentía que la danza aún no me decía adiós.

Cambié varias veces de centros de rehabilitación, tuve que ir a terapia psicología porque me daba pánico girar y saltar (tenía la sensación que nuevamente se iba a romper mi rodilla).

Hasta que caí en el consultorio del Dr. Mario Porro Halley, quien me instó a que pruebe hacer un entrenamiento con el preparador físico Edgar Torres.

¿Podrías recomendarnos doctores, profesionales de fisioterapia o lugares a los que fuiste y te resultaron bien?

Con Edgar Torres y su equipo entrené 2 meses doble turno (de mañana antes de ir al ballet y de tarde antes de la facultad) y ya pude bailar el cuerpo de baile en El Lago de los Cisnes.
Seguí entrenando con Torres, le agregué a mi rutina preparación física para bailarines con Rubén Vistoso y Pilates con Cecilia Zaputovich y a los 3 meses estaba haciendo roles de solista y de principal.

Un fisioterapeuta que me ayudo muchísimo es el Lic. Alder Rolón  (lastimosamente ya no trabaja en Asunción), también el Lic. Esteban de Fisiocenter, el entrenador Edgar Torres, el entrenador José Chiblis, el preparador físico Rubén Vistoso, la maestra Cecilia Zaputovich  y el Dr. Mario Porro Halley.

Algo sumamente importante para salir adelante es EL ACOMPAÑAMIENTO FAMILIAR. Tengo que agradecer a mi familia, porque me acompañaron en todo momento. Pagaron los costos de cada operación, pues mi sueldo no me alcanzaba para costear esos gastos. Cuando me operé la segunda vez, ellos ya no querían que siga perdiendo tanto tiempo en rehabilitarme, porque veían que era mucho sacrificio y que había mucho sufrimiento en el proceso, pero respetaron mi decisión de seguir y mi papá me llevaba todas las mañanas a entrenar (se despertó 1 hora antes durante 2 años; de lo que tenía que despertarse para ir a su trabajo).
En fin, creo que sin el acompañamiento familiar, todo hubiese sido más difícil.

Actualmente recomiendo seguir un plan de entrenamiento para PREVENIR las lesiones o para curar a tiempo pequeñas lesiones y que no empeoren.

¿Que sentiste al volver a pisar el escenario?
La primera vez que pisé el escenario después de operarme no hice nada muy difícil pero fue terrible. Tuve taquicardia, miedo, pero volver a estar en el escenario me dio mas fuerzas para seguir trabajando para rehabilitarme bien.

La segunda vez fue muy emocionante, ahí si ya bailé y sentí que todo el sufrimiento valió la pena.

Y cuando después de Lago me dieron la oportunidad de ser reparto de un rol principal, ni te digo… ahí recién pude darme cuenta del plan que Dios tenía para mí.

¡GRACIAS SONIA POR COMPARTIR CON NOSOTROS TU HISTORIA! 

Y a vos, que nos estas leyendo, espero que este post te sirva de inspiración, te de esperanzas, que encuentres la información que buscabas y/o la compartas para llegar a más bailarines viviendo algo similar.

Si tenés alguna pregunta o queres compartir tu historia escribinos a contacto@amarbailar.com 

DSC_9510

 

 

Sí te gusto ¡Compartí el artículo!
Tiempo de lectura 11 min

“Ganas de dejar algo importante en el desarrollo cultural de nuestro país” Bolshoi en Paraguay

Bolshoi en Paraguay

La Escuela Bolshoi Brasil, situada en la ciudad de Joinville, visitará por segunda vez, nuestro país.

La misma, es la única sucursal en el mundo del prestigioso Ballet Bolshoi de Moscú, Rusia. Fue creada en el año 2000 con el objetivo de dar oportunidad a talentos desarrollados en la institución.

La compañía ofrecerá clases para bailarines locales y la oportunidad de audicionar a jóvenes paraguayos, para acceder a becas de estudio en la escuela.

Hoy, Amarbailar, entrevista a los maestros Rafael Martínez y Bibiana Colmán, organizadores de la actividad, quienes por segunda vez, harán realidad la visita del Bolshoi en Paraguay.

  • ¿Cómo surge la idea de traer al Bolshoi a nuestro país?

Todo empezó con la visita de un maestro pianista que trabaja en la Escuela Bolshoi en Joinville. Visitó la Compañía de Ballet Uninorte, donde trabajamos, acompañó unas clases de ballet nuestras y a partir de ahí se generó el primer contacto para traer un maestro ruso que trabajó en 2012 en la Compañía Joven de Bolshoi Brasil.
Ahí organizamos nuestros primeros workshops con maestros extranjeros. Como decimos siempre, “en una ronda de café”, nos preguntamos… ¿Y si contactamos con la Dirección de la Escuela? ¿Será que vendría la compañía de ballet? ¿Tomarían audiciones acá? Y bueno, ahí fue nuestro primer contacto con el mismo Director de la Escuela, el maestro Pavel Kazarian. Enseguida tuvimos respuesta positiva y a partir de ahí ya no paramos hasta ver nuestro sueño hecho realidad. Y con orgullo, plena satisfacción y alegría podemos decir que hoy día mantenemos incluso un trato amistoso. Son personas maravillosas a quienes agradecemos profundamente la plena confianza en nuestras personas, porque para decir verdad, no teníamos más que ofrecer que nuestros nombres y el prestigio de la institución de donde somos bailarines, porque de experiencia en el rubro estábamos cero, al menos en algo tan grande e importante como lo que emprendimos esa vez.

  • ¿Cuál es el objetivo de la organización que desarrollan? ¿Surge a raíz de algo en particular?

El objetivo es poder legar a las nuevas generaciones oportunidades a las que a lo mejor nosotros por miles de razones no pudimos acceder en su momento. Dar oportunidad a que crezcan y desarrollen sus talentos al máximo. Acá, en nuestro país hay mucha gente que baila hermoso, con muchas condiciones, a veces falta solo la oportunidad, ese empujón que los hace despegar. Entonces podemos decir que surge a raíz de nuestras ganas de ver florecer a nuestro país en el arte, que se valoren los artistas, que se generen oportunidades, y que los extranjeros también puedan conocer esto que existe en nuestro país y que seguramente en algún momento no muy lejano podamos ser una potencia en esa rama, porque no. Nuestro objetivo nunca fue lucrar con este tipo de actividades sino más bien de tener una satisfacción personal y profesional de cada uno, de poder ver progresos en nuestro país.

  • ¿Fue una idea que tenían proyectada desde hace tiempo? ¿O fue una oportunidad inesperada?

Fue algo inesperado, somos compañeros de ballet desde hace por lo menos 10 años, pero nunca nos sentamos a charlar de esto porque sí. Es como que ambos teníamos las mismas ideas y sueños y un día donde tal vez los astros se alinearon lo charlamos y había sido teníamos en mente proyectos muy similares, asi fue que de repente nos convertimos en socios a parte de compañeros de ballet. Y como decimos, las oportunidades están para aprovecharlas. Queremos compartir como anécdota que cuando surgió en 2013 la apertura y posibilidad de emprender algo tan grande con una de las escuelas de ballet más prestigiosas a nivel mundial, firmamos el contrato con ellos sin tener pero literalmente “un guaraní”, necesitábamos miles de dólares, y nos tiramos a la pileta vacía. Supimos llenarla y salir a flote, por eso decimos, que el que quiere puede, que con esfuerzo, responsabilidad y amor por lo que uno hace siempre se puede. Y todo siempre sale bien. En este mismo momento, en una cuestión económica nos encontramos en la misma situación anterior, pero nada nos detendrá hasta ver logrado el éxito una vez más.

  • ¿Cómo se vivió la primera experiencia del Bolshoi en Paraguay?

Para nosotros todo fue mágico, inesperado. Teníamos grandes expectativas claro, pero nunca terminamos de sorprendernos con la receptividad de la gente. Por decirte, aquella vez incluso del exterior contactaron con nosotros para venir a audicionar en nuestro país. El Bolshoi no sale del recinto de su país para hacer audiciones, fuimos los pioneros en todos los aspectos con este emprendimiento. Las clases, las audiciones y la Gala que brindó la Compañía Jóven, toda la semana fue exitosa y maravillosa. Conocimos bailarines, productores y directores de primer nivel, pero a la vez sencilla y humilde de trabajo.
De más de 100 inscriptos para las audiciones 9 paraguayos quedaron seleccionados, y todos utilizaron sus becas cuanto menos un año. Tres aún están cursando sus estudios hasta hoy día. Creo que al margen de lo que sigamos emprendiendo más adelante, este podría formar parte del cuadro de nuestros mayores logros a nivel profesional y porque no personal también. Ya que tiene un valor especial pues como te contamos, fuimos pioneros en varios aspectos.

Bolshoi en Paraguay
  • ¿Cuáles son los comentarios de la compañía sobre los bailarines paraguayos?

Ellos están muy felices con el nivel que encontraron acá. Al hablar por primera vez de que se realizarían audiciones preguntamos cuantas plazas habían, ellos respondieron que no había límites y su ejemplo fue de que si pasaban dos o tres se tomarían esos. Creemos que ellos vinieron con pocas expectativas y quedaron felizmente sorprendidos con lo que vieron. Pensamos que por eso este año, ellos mismos nos volvieron a contactar, de hecho que teníamos como objetivo realizar nuevas actividades para este año, pero ya que hablamos de sorpresa, esta vuelta nos sorprendieron ellos gratamente con un email donde preguntaban de nuestro interés en una nueva visita.

  • ¿Cómo se desempeñaron los bailarines que ingresaron a la compañía, a través de la audición en el año 2013?

Bueno, por lo que sabemos en general muy bien. Como son jovencitos todos los que fueron (12 a 18 años), edades complicadas a veces, claro está que a algunos les costó más adaptarse que a otros. Pero en general todos nos compartieron hermosas experiencias y gratos recuerdos del o los años que pasaron o siguen pasando en la Escuela.
Una de ellas está muy bien posicionada actualmente, y muy bien vista por sus maestros, Agustina Torres. Ella se gradúa este año. Será la primera paraguaya en obtener el título de bailarina clásica de la Escuela de Teatro Bolshoi, el primer paraguayo fue Marcelo Agüero el año pasado, recibido en el área de Danza Contemporánea. Tuvo el honor de ser elegido por sus compañeros y maestros para realizar el juramento a la danza en su graduación. Saber de esto es lo que nos impulsa a seguir cada día trabajando con más fuerza y valentía; a emprender nuevos desafíos. Hoy es Bolshoi, mañana… ¿Quién sabe? Pero ahí estaremos firmes para seguir adelante y para dejar algún granito de arena en la vida algún bailarín/a.

  • ¿Cuándo y donde serán las audiciones y las clases? ¿Son abiertas a todos los bailarines?

Las clases se desarrollarán en el salón de ballet de la Uninorte desde el Martes 30 de Agosto al Viernes 2 de Setiembre, de 15:30 a 18:30 hs. para nivel intermedio-avanzado. Se darán clases de Ballet, de Pas de Deux y de Danzas de Carácter, estas dos últimas, modalidades que no se practican mucho y tal vez ni se enseñan en nuestro país. Todas con maestra de piano en vivo.
Las clases por módulo (ballet + pas de deux ó ballet + carácter) cuestan 350.000 Gs. Y si quieren realizarlas todas por los cuatro días las ofrecemos por 600.000Gs.
Son 12 horas de ballet por un costo mínimo, pues los maestros que nos visitan este año son comisionados de Bolshoi Rusia. Nos visitan Liudmila Sinelnikova (rusa) y Denys Nevidomyy (ucraniano).
En las mismas fechas de 19:00 a 20:30hs se dictarán clases de ballet para un nivel inicial-intermedio que por los cuatro días tendrá un costo de 400.000Gs.

Las audiciones se realizan el día sábado 3 de setiembre en el mismo lugar en los siguientes horarios:
8:30 Hs: Candidatos nacidos entre los años 1998 y 2001.
10:45 Hs: Candidatos nacidos entre los años 2002 y 2004.
15:00 Hs: Pre-selección para danza clásica. Candidatos nacidos entre 2005 y 2007.

Las clases y audiciones son abiertas para todos quienes se animen a tomarlas según corresponda el nivel académico que demanden las mismas como mencionamos más arriba.
¡Están invitados a vivir esta experiencia todos los bailarines del país, no deben dejar pasar la oportunidad!
Ya hay personas que se están inscribiendo desde las ciudades del interior. Queremos también mencionar que sobre todo por una cuestión de espacio físico y mejor aprovechamiento de la clase para los bailarines participantes hemos decidido hacerlas de CUPOS LIMITADOS. Asi que no hay que demorarse mucho en tomar un lugar.
Pueden contactarnos en los números (0982)580449 y (0981)406161, a los emails bibianacolman_py@hotmail.com, rafaelmartinezpy@hotmail.com, en nuestra fan page de FB Bolshoi Brasil en Paraguay II Edición y en Instagram @bolshoienpy.

Bolshoi en Paraguay

  • ¿Qué ofrecerá el ballet Bolshoi a los bailarines locales en esta visita?

Esta vez nos visitan dos maestros de ballet de primer nivel de la escuela y una pianista especialista en clases y compositora de temas para ballet. Los maestros darán clases gratuitas a los bailarines profesionales de la Universidad del Norte. Nos gustaría aprovechar este momento y el espacio para agradecer al Rector de la Universidad que siempre está apoyando nuestros emprendimientos, y a todos los auspiciantes que se están adhiriendo a este proyecto. Esperamos contar con quienes quieran extender su mano amiga para desarrollar estas actividades.

  • ¿Qué sintieron cuando el Bolshoi les confirmó la venida?

Creemos que hay cosas que expresamos mejor bailando. Jajaja.
Parece ser que en este momento ya no tenemos palabras para expresar tanta alegría y gratitud ante tanta gente que creyó y cree en nosotros. Somos personas sencillas, de trabajo, humildes y soñadores. No tenemos nada más que ofrecer que nuestras ganas de dejar algo importante en el desarrollo cultural de nuestro país, no sabemos si hacemos o haremos historia, pero lo que sí sabemos es que somos dichosos de ser lo que somos y hacer lo que emprendemos. Somos bendecidos de desarrollarnos en una carrera tan linda pero tan poco valorada, y que con el sudor de la frente estemos consiguiendo un reconocimiento de los demás en este tipo de emprendimientos, sentimos que estamos dando pasos importantes y teniendo espacio para impulsar a tantos talentosos de nuestro país. Estamos muy felices de contar con su presencia una vez más. Como dijimos, para nosotros Bolshoi Brasil tiene un valor especial, es lo que nos está abriendo las puertas a otros contactos, ya tenemos ofertas de ser nexo con otras Escuelas y Compañías de Ballet de otras regiones del mundo, para que visiten nuestro país. ¿No podemos bailar para responder esta pregunta? Jajaja. Tal vez se nos entendería mejor. Simplemente felices, y felices de hacer lo que amamos.

Cómo Amarbailar, nos sentimos muy honrados de que hayan elegido nuestro encuentro para el Lanzamiento Oficial de está oportunidad tan importante para todos los bailarines de nuestro país.
¡Les deseamos el mayor de los éxitos y les damos gracias por hacer esto posible!

Muchas gracias a vos Michelle por el espacio y por emprender este encuentro y dar oportunidad al público en general incluso para conocer más acerca de lo que hacemos todos quienes nos dedicamos al mundo de la danza. Un mundo maravilloso. Ojalá todos bailaran, verían un mundo mejor y más feliz! Gracias.

Bolshoi en Paraguay
Sí te gusto ¡Compartí el artículo!
Tiempo de lectura 10 min

“No existen límites para una persona que desea con el corazón”

Diego Sosa

Diego Sosa es un bailarín paraguayo. Inició su carrera en la capital del país desde los 14 años, por una casualidad que se convierte en su pasión. En los últimos años ha trabajado para The Ballet Theatre of Maryland, en Estados Unidos.
Hoy, a pasos de convertirse en el primer bailarín de la compañía, queremos dar a conocer su inspirador camino en el mundo del baile.
En la Escuela de Alex Martínez, nos encontramos con Diego, ya en las últimas horas que le quedaban en Asunción, casi con un pie en el avión, luego de semanas de descanso, clases, y por supuesto, encuentros con sus familiares y amigos.
Comenzamos con las fotos, pero de a poco nuestra charla se tornó en una entrevista muy cálida, sincera y con muchas risas.

¿Cómo y cuándo sentiste que te gustaba el ballet?

La verdad que todo empezó por pura casualidad de la vida, corría el año 1999, cuando con un grupo de compañeros de la secundaria fuimos a buscar a un amigo, que bailaba con la escuela de Nilsa Abraham en Fernando de la Mora. Cuando llegamos ahí, se acerca la profesora y cuestionando nuestra visita, aprovecha para invitarnos a participar en el festival de clausura de la academia. A lo que nosotros contestamos con un no rotundo, pero después de conversar un poco más, aceptamos. Volvimos el siguiente sábado para la práctica, con miedo, éramos 5 compañeros, con curiosidad de saber sobre esta nueva experiencia. A partir de ese sábado, empecé a descubrir lo que es la danza y por supuesto a amarla y respetarla hasta ahora.

¿Tú familia te apoyo o no les gustaba esta idea?

Al principio no comente nada a mi familia, pero después les invite a una de mis presentaciones y se convirtieron en mis seguidores número uno. Siempre recibí el apoyo y la fuerza de cada uno.

¿Con cuántos años comenzaste a bailar? ¿Cuántos años llevas bailando?
Cuando empecé a dar mis primeros pasos de baile tenía 14 años. Llevo bailando 17 años aproximadamente.

¿Dónde fueron tus inicios?
En la Academia Nilsa Abraham y luego en la Academia Elizabeth Vinader, fui becado a la escuela de Ballet de Washington D.C, en Los Estados Unidos, y posteriormente, a mis 17 años, empecé a integrar el ballet de la Universidad del Norte.

¿Cuál fue tu primera presentación? ¿Con cuántos años?
Fueron muchas presentaciones pero la que más recuerdo fue mi primera, en un ballet profesional, la obra Carmen, como cuerpo de baile con el Ballet Uninorte y en esa misma presentación llevando en los hombros un tigre atravesando el escenario en la obra La Bayadera, un recuerdo muy simpático, porque eso fue todo lo que hice en esa presentación.

¿Siempre quisiste ser bailarín? ¿Qué otra profesión te hubiese gustado realizar?
Jamás imagine ser bailarín, nunca hubiese imaginado que ésta sería la profesión que tanto iba a amar y realizar con tanta pasión. A esta altura de mi vida todavía sigo pensando que otra profesión me hubiese gustado o que otra profesión empezar a estudiar. Creo que sería algo que tenga relación con la danza.

¿Cuál ha sido el sitio y el lugar donde has desarrollado tu carrera a nivel profesional?
El ballet de la Universidad del Norte donde empecé prácticamente mi carrera como bailarín, siempre me apoyaron y me dieron muchas oportunidades para mi formación técnica y profesional.

¿Quiénes fueron los maestros que más te influenciaron?
El maestro que más influencio en mi carrera fue mi maestro cubano, Manuel Pérez con el empecé mi primera clase de ballet y gracias a él aprendí todo lo que se, él fue mi mentor y le estaré eternamente agradecido.

¿Cuál ha sido tu momento más feliz dentro del mundo del ballet?
Para mi cada vez que piso un escenario y tengo la oportunidad de bailar es un momento único e inolvidable. Sin embargo, uno de los pasos más importantes de mi vida profesional fue cuando recibí la noticia de que me aceptaron en una compañía profesional de ballet en los Estados Unidos.

Diego Sosa

¿Y el momento más difícil?
Tuve muchos momentos difíciles, como sabemos la carrera de bailarín no es fácil y requiere de mucho sacrificio, pero nada muy malo para recordar.

¿Has tenido alguna lesión durante tu carrera profesional?
He tenido lesiones leves pero gracias Dios ninguna muy grave, solo lesiones y dolores que son normales en los bailarines. Cada lesión nos deja una lección, de cómo trabajar conscientemente y con más cuidado.

Cuando estás sobre el escenario de un teatro, ¿en qué piensa un bailarín? ¿Para quién baila?
Cuando estoy en un escenario me transporto a otro mundo. Es como si fuera que estoy en un universo paralelo, me concentro en el personaje o en el papel que me toca representar y solo disfruto, bailo para Dios, mi familia que ahora están lejos y para el público que va a disfrutar de las presentaciones.

En tu caso personal, ¿Qué es lo que más trabajas el día de hoy y qué papel es el que más te ha costado preparar?
Todos los días trato de trabajar y mejorar mi técnica clásica y las debilidades y condiciones físicas, y asi tratar de seguir creciendo todos los días. Todos los papeles siempre tienen sus dificultades y riesgos si lo quieres realizar correctamente.

¿Cuál fue la critica que más te ayudo a crecer?
Siempre recibo críticas constructivas que trato de tener siempre en cuenta, todas cuentan y son importantes para mí. Uno nunca termina de aprender.

¿Se siente mucha presión ocupando un papel de solista?
Llevar el papel de solista en una compañía es mucha responsabilidad y trabajo duro, tenés la presión de toda la compañía, los directores y un público que está pagando por verte bailar, la temporada pasada gracias a Dios terminamos con mucho éxito y buenas críticas de los críticos de arte. Así también, la directora me dio la noticia de que para la temporada 2016-2017 seria promovido a primer bailarín, una responsabilidad y un paso súper importante para mi carrera. Estoy muy feliz con este logro y quiero compartir con ustedes.

Al día de hoy, ¿estás podría decirse que satisfecho con la carrera que has forjado?
La verdad que sí, estoy muy satisfecho y no me arrepiento de ninguna de las cosas que hice a lo largo de mi carrera, pero nunca pierdo la esperanza de seguir creciendo y conquistar nuevos escenarios.

¿Querrías quedarte en The Ballet Theatre of Maryland o te gustaría dar el salto a otras compañías?
Por el momento estoy muy feliz y contento con la compañía porque me tratan de una forma excelente, me respetan mucho y me otorgan muchas oportunidades y aprendizaje. Pero como dije anteriormente no pierdo las esperanzas de seguir creciendo, aprendiendo día a día y aprovechando todas las oportunidades que se me presentan.

¿Sos maestro? ¿Qué enseñas en tus clases?
Me gusta mucho enseñar. Me gusta transmitir lo que aprendí a lo largo de mi vida y mi experiencia personal como bailarín y como yo trabajo. Me gusta mucho que los bailarines disfruten desde la barra en la clase de ballet hasta el escenario, que sea un baile sin fin que no solo disfruten cuando alguien les esté mirando, que sea un baile constante que salga desde el interior del corazón y sea su alma la que este moviendo el cuerpo. Eso es lo que hace de un bailarín diferente, porque bailarines con técnica y condiciones siempre veremos en todas partes, pero bailarines que realmente bailen con el corazón y con el alma hay muy pocos. Y eso es lo que cuenta al final de todo, eso es un bailarín completo.

¿Cómo es un día en la vida de Diego Sosa?
En épocas de trabajo con la compañía mi día comienza asi: Me despierto a las 6:30am preparo mi desayuno, me gusta sentarme en la mesa y tener un buen desayuno antes de empezar un día largo de trabajo, una ducha, me preparo y salgo. Manejo todos los día 35 minutos hasta los estudios de BTM, ubicado en la cuidad de Annapolis estado de Maryland, pues actualmente vivo en Washington D.C. Empiezo mi rutina de ejercicios antes de comenzar la clase para poder tener preparado el cuerpo antes de la barra para evitar cualquier lesión y poder sentirme cómodo durante la clase. Generalmente las clases duran casi dos horas. Luego tenemos un descanso de 15min antes de comenzar los ensayos. Tenemos un tiempo de almuerzo de 45min para luego seguir la práctica del día, cuando no me toca ensayar aprovecho para hacer ejercicios extra y estiramiento todos los días. Luego de terminar voy a gimnasio o directo a mi casa a seguir con algunos ejercicios o hago yoga para relajar y estirar un poco el cuerpo. Después, preparo la cena y ¡a dormir! Espero ansioso que llegue el domingo que es mi único día libre. (Risas)

Para terminar, me gustaría que envíes un mensaje a todos los bailarines que están empezando, o a aquéllas que están luchando tanto por llegar a sitios como el que vos hoy disfrutas.
El mensaje que les puedo dar es que la danza es un arte que verdaderamente debes amar para poder sobresalir, es un arte hermoso y completo, reúne todas las cualidades, pero debemos saber respetarla y apreciarla.
Deben ponerse siempre un objetivo, una meta y luchar por alcanzarla, siempre habrán momentos difíciles que te tirarán al piso, pero siempre habrá algo más fuerte que te levante y te ayude a seguir. No se desanimen, la vida es corta y está hecha para los más fuertes, siempre habrán puertas que se cerraran y otras se abrirán siempre deben aprender a saber aprovechar todas las oportunidades. No se cansen de seguir aprendiendo y de seguir creciendo, tengan siempre la mente positiva y cosas buenas pasaran, hagan el bien y ayuden siempre a los demás, no se cierren a las críticas, uno tiene que saber discernir y tomar lo bueno de cada cosa y desechar lo malo. No se cansen de luchar por sus sueños, no existen límites para una persona que ama de verdad y desea con el corazón.

Diego y Michelle (4)

¡Gracias Diego!, por ser oficialmente el primer bailarín entrevistado por Amarbailar (yay!), por reglarnos tu tiempo y un mensaje que grita al mundo el “sí se puede”. ¡Esperamos que esta historia, te inspire tanto como a nosotros! y si te gustó, compartí la nota ayudándonos a inspirar a más bailarines.

 

Sí te gusto ¡Compartí el artículo!