Tiempo de lectura 5 min

En directo desde la ciudad de NUEVA YORK

¡Hoy tenemos un post especial desde la ciudad de NUEVA YORK y esperemos que sea el primero de muchos!

La idea es compartir con ustedes mi experiencia bailando en esta fantástica ciudad, combinada con la de mi roomie por los próximos 3 meses, Anita Franco.

Comentando “resumidamente” lo que más nos llama la atención, tirando los tips para aprovechar al máximo el programa, recomendar profesores y simplemente transmitir lo que vamos viviendo en el ISVP (International Student Visa Program) de Broadway Dance Center.

Es breve, yo se… pero prefiero que me digan que es lo que quieren saber y en base a eso voy preparando la siguiente publicación. Finalmente si es muy largo ya no me van a leer jajaja… más vale que se queden leyendo y al final me dicen que les pareció, entendieroooon?

Buenoooo… Para empezar me imagino que no tooooodo el mundo conoce BROADWAY DANCE CENTER, así que les voy a contar muy brevemente.

¿Qué es Broadway Dance Center?

Empezó a inicios de 1980, como una de las primeras escuelas del mundo con el sistema de clases “drop – in”, persiguiendo el sueño de su fundador Richard Ellner, de compartir la alegría de bailar, juntando a toda la gente a través de esta pasión en un espacio libre y feliz.

Hoy en día cuenta con un staff de maestros con curriculums incomparables y ofrecen más de 350 clases por semana para todos los niveles, estilos y sueños, bajo el objetivo de inspirar al mundo a bailar. (¿Qué lindo verdad?)

 

Y ahora… ¿Que estamos haciendo acá? ¿Qué es el ISVP?

El ISVP es el programa para estudiantes internacionales de BDC, consiste en periodos de 3, 6 o 12 meses al que vienen bailarines de todas partes del mundo así que además de bailar todo el día conoces a un grupo de personas con tus mismos intereses y amor por el baile.

Lo lindo de todo esto es que podes venir con el fin de intensificar un estilo que te gusta o querés salir de tu zona de confort y sumar un estilo nuevo a lo que ya sabes hacer o si tu único objetivo es venir a bailar sin parar también lo podes hacer y así MILES de opciones que se adaptan a casi casi casi todo lo que quieras.

Tomas al rededor de 12 clases por semana, son 2 obligatorias de ballet y las demás ya van de acuerdo a tu “concentración”, que sería el estilo en el que quieras perfeccionarte.

En mi caso, vine a capacitarme en Musical Theater, así que voy a estar tomando clases de teatro, canto, tap y por supuesto las clases de theater, que son las de baile.

Anita va a concentrarse en Street Styles como hip hop, funky, street jazz y high heels y lo va a complementar con contemporary jazz.

Además tenemos la posibilidad de elegir hasta dos mentores, es decir, dos maestros que nos van a ir guiando a lo largo del programa, esto es opcional pero ya que tenemos la posibilidad mejor aprovecharla, verdad?

Formando parte del ISVP también tenemos muchos beneficios, como descuentos en clases extras, en tiendas de baile, en centros de salud especializados en bailarines, también tenemos acceso a la “consejería estudiantil” en la que nos reunimos con un miembro del staff de BDC para ir cumpliendo las metas que en este momento nos tenemos que sentar a escribir (jajaja), además de tener espacios gratuitos de ensayo y muchas cosas más.

Es un programa muy completo y ahora que está terminando nuestra primera semana acá les puedo decir que CADA DÍA ES MÁS FANTÁSTICO QUE EL ANTERIOR.

“HAPPY TO BE HERE AND READY TO WORK”

Con esta frase (“Feliz de estar acá y lista para trabajar”) arrancó la semana de orientación con clases geniales e indicaciones para sacar el mayor provecho de nuestro tiempo acá.

Creíamos que veníamos a tomar clases de baile y listo, creíamos que ibamos a tener tiempo libre, jajaja eso creíamos… hasta que el primer día nos entregaron una carpeta LLENA de hojas con muchísima información, tips, objetivos, promesas y sugerencias/obligaciones para llevar la experiencia al siguiente nivel y fuimos más felices que antes porque hasta ahora NO PARAMOS UN SEGUNDO.

Entre todas las actividades y clases de esta semana, tuvimos una audición en la que nos indicaron el nivel en el que nos conviene empezar, con que profesores, cuáles son los puntos en los que somos fuertes y cuáles tenemos que trabajar, es decir, estamos como esponjas nuevas tratando de absorver TODO lo que vemos, escuchamos, bailamos, etc.

Así empezamos esta hermosa aventura, y ¿que mejor ciudad para vivirla que en Nueva York?

Un lugar que te hace soñar y apuntar a las estrellas, en donde el arte se respira en el aire.

Les invito a que sigan de cerca nuestro recorrido y que al final de este post nos dejes tus comentarios o consultas para seguir compartiendo con ustedes 🙂

 

Sí te gusto ¡Compartí el artículo!

¿Que te pareció?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *