Tiempo de lectura 7 min

Si sienten que no lo van a lograr recuerden que todo un país confía en que si pueden lograrlo!

Johanna Cristaldo

En esta oportunidad tuve el placer de entrevistar a Johanna Cristaldo, ex alumna de la Escuela Bolshoi Brasil y actualmente bailarina estable del Ballet UniNorte.

Ella es de la ciudad de Lambaré y empezó a bailar a los 6 años en la Academia de César Vinader. Con tan solo 20 años tiene una personalidad y una confianza difíciles de encontrar, lo que más le gusta del ballet es la estética, las líneas del cuerpo, el control que uno adquiere bailando, interpretar a fondo los roles que le van tocando en cada obra, entrando en la piel de los personajes y su mayor satisfacción es ver a las personas que ama en la platea viéndola bailar.

Entre sus bailarinas favoritas están Kristina Shapran, María Kochetkova, Evgenia Obratzova, Natalia Osipova y Svetlana Zakharova.

Además del Ballet Clásico tuvo la oportunidad de aprender Danza Española, Paraguaya, Argentina y Jazz.

Johanna comparte con nosotros lo que sintió al ser seleccionada para una de las Escuelas más prestigiosas del mundo y la importancia de que estas oportunidades lleguen a nuestro país para crecer y expandir nuestros horizontes. 

¡Muchísimas gracias Johanna por compartir con nuestros lectores un pedacito de tu vida!

Al final de la entrevista, si te gustó y te dejó con ganas de bailar más, dejanos un comentario y compartí en tus redes sociales, así nos ayudas a inspirar a más y más bailarines paraguayos, queremos LLENAR el blog de historias y experiencias como las de Johanna.

¡QUE DISFRUTEN!

Johana Cristaldo

¿Qué sentiste cuando te aceptaron para ser alumna de una de las escuelas más prestigiosas del mundo?

Primeramente, para mí no fue una sorpresa porque desde que supe de la existencia del Bolshoi Brasil en el 2011 no pare de trabajar para llegar a mi meta. Pero si, sentí una gran emoción y, mucho miedo! No a dejar mi país, mi familia o mis amigos… Si no a la magnitud que representa para un extranjero ser aceptado por esa escuela. Es algo demasiado grande.

¿Cuándo empezaste a bailar, sabías que te ibas a dedicar a esto o fue algo que nació a raíz de esta oportunidad?

Cuando empecé a bailar yo no tenía idea de que me iban a pasar cosas tan increíbles como la de entrar al Bolshoi. Y no, realmente yo a los 13 años ya sabía que quería ser bailarina profesional el resto de mi vida. Mi motivación siempre fue sorprender y llegar a ser por lo menos la mitad de lo son mis maestros: Wilma Zárate, Laura Medina, Yllasmin González, y Vitalij Lakovlev.

¿Podrías decir que esta experiencia marcó tu vida de alguna manera?

Claramente marco de forma trascendental mi vida. Ya sea en el ambiente de la danza, o la relación con mi familia y amigos. De alguna manera me hice más fuerte, y esto me ayudó a ser más perseverante aún. Hoy, ya pasaron 3 años de mi audición para entrar a la escuela y sin duda alguna si tuviese de nuevo la edad para audicionar, lo haría.

¿Cuál ha sido tu momento más feliz dentro de la experiencia en el Bolshoi? ¿Y el momento más difícil?

Mis dos momentos más destacados en el Bolshoi están llevados de la mano. Mi momento más feliz fue cuando vi mi nombre en el reparto para interpretar a Carmen en una función que el Bolshoi iba a ofrecer a fines de mayo, después de un tiempo a casi diez días de la función; supe que mi mamá estaba muy enferma. Y aquí, me contaron que ella ya estaba luchando contra el cáncer. Yo podía quedarme y seguir con la escuela, pero la verdad que en ese momento para mí era más importante estar al lado de mi mamá y mi familia. Ella estaba muy en contra de que yo vuelva a Paraguay, pero tenía que tomarme ese tiempo porque definitivamente ya no estaba tranquila en Joinville.

¿Qué fue lo que más te llamó la atención estando allá?

Absolutamente todo. Pero lo que más me llamó la atención fue ese acompañamiento y seguimiento integral que los maestros, directivos y cada departamento (salud, educacional, etc) ofrece a cada uno de los alumnos. El interés con el que te tratan, los buenos cuidados y por sobre todo el amor y respeto que tienen a su trabajo, son los pilares de los cuales esa escuela se alimenta y fortalece día a día. Quiero poner un paréntesis a la entrevista y agradecer a Rafael y a Bibiana que hicieron posible por segunda vez esta hermosa experiencia. Trabajaron mucho para que niños y adolescentes tengan el lujo de audicionar aquí en la comodidad de nuestro país.

¿Tenés algún proyecto personal o planes de salir al exterior a bailar?

La verdad que si, tengo dos proyectos. Uno a largo plazo para las futuras generaciones de bailarines de mi país, y, otro para mí conveniencia y progreso ya el año entrante en el exterior. Todavía no tengo destino, pero voy pensando en varias opciones, un bailarín nunca debe de cerrarse en el cuadrado.

¿Podrías contarnos tres cosas que te parecen indispensables para sobrellevar los momentos difíciles que se viven en experiencias como estas, que son tan desafiantes para la edad?

El apoyo de las personas que amas, la perseverancia y no vivir del pasado. Son tres pilares fundamentales que me dieron el equilibrio necesario para llegar a mis metas. Yo agradezco todas las oportunidades que la vida y mis padres me concedieron. Pero hay que vivir del presente y luchar por el futuro. Muchos creen que por haber entrado a una escuela o ballet de gran prestigio ya los hace insuperables y viven del pasado. Y no! Es un rotundo no! Estés donde estés; en el ballet, se nota muchísimo quien se desvive por el arte y quien no. Es trabajo diario e intensivo. No hay un punto medio, o se trabaja bien o no se trabaja. Las puertas se abren cuando uno las golpea.

Johanna Cristaldo

Para terminar, me gustaría que envíes un mensaje al nuevo grupo de seleccionados, que ahora está más cerca de cumplir el sueño de vivir lo que vos viviste.

A la nueva camada de alumnos Bolshoi Brasil y a todos los bailarines que están en el exterior: háganlo, no tengan miedo de superarse cada día. Tengan fuego en los ojos y a Dios en el corazón. Sean perseverantes, y eficientes. Si sienten que no lo van a lograr recuerden que todo un país confía en que si pueden lograrlo! Y por favor, bailen, aprendan pero por sobre todo amen lo que hacen clase tras clase. Nuestra carrera es corta y lastimosamente todavía estamos lejos de tener una escuela como la que nosotros pisamos, que es la que USTEDES van a pisar. Nútranse y vuelvan para cambiar la historia en Paraguay. Confío en que la unión hará la fuerza.

Sí te gusto ¡Compartí el artículo!

Un Comentario

Eu amei a entrevista !
Esse apoio aos bailarinos do Paraguai é excencial .
Joha é maravilhosa !!!!

Responder

¿Que te pareció?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *